Disney se adentra en el lado oscuro con ‘Star Wars: Rogue One’

Poco o nada sabía de este nuevo título de la saga cuando ayer fui a la sala a verla con buena compañía. Mucho menos esperaba encontrarme con un título interesante o con algo que me aportara algo más que melancolía por una saga a la cual la considero terminada con el episodio III. En mi imaginario particular y sin ver ni los adelantos, tráilers y demás material promocional, sabía que me encontraría con un blockbuster de acción, entretenida sin más.

La película supera con creces a la dirigida por Abrams,

Para mi sorpresa, la película supera con creces a la dirigida por Abrams, al cual considero que acertó poco o nada con lo que se esperaba de una película tan importante. En Rogue One, vemos a los clásicos personajes heroicos, que se enfrentan a la opresión de un estado imperialista bien reflejado en la primera mitad del metraje. Se ve que la moda levantada por Batman con su trilogía sobre la Gotham realista, ha calado bien en muchos espectadores y en la propia Disney, abandonando la idea de espectáculo para todos los públicos por una galaxia muy lejana más cruda. El lado oscuro está más que presente en este título atípico incrustado en una cronología que a pesar de ser parte esencial de la historia original creada por Lucas, nunca se había mostrado. Bienvenidos al lado oscuro de Star Wars.

¿Entre el episodio III y IV?

 

Star wars es una de las sagas que con el paso de los años ha ido creciendo de manera exponencial todo su universo con todo tipo de material trasmedia, ya sean cómics, novelas, series de animación o videojuegos. Lucas siempre fue un adelantado a su tiempo y con la saga galáctica sin duda lo demostró. Existen cómics o videojuegos que narran acontecimientos acaecidos entre el episodio III y IV o durante este último y el V. Aunque Disney ha traído una nueva cronología al canon oficial, la gente que estaba en la dirección de la historia oficial de Star Wars siguen al frente pero con un nuevo enfoque.

Star Wars: Rogue One nos cuenta la historia justamente previa a los acontecimientos de episodio IV: Una nueva esperanza, haciendo referencias claras a esta película con frases de los personajes como: “Ya no hay esperanza para la galaxia”. Sin hacer mucho spoiler, la historia narra como terminan los planos de la primera estrella de la muerte en R2-D2, parte clave en la historia de “La guerra de las galáxias” y la razón por la que los dos androides aterrizan “casualmente” en Tattoine. 

Ya no hay esperanza para la galaxia

Aunque las primeras escenas de la cinta nos cuenta el pasado del personaje de Felicity Jones cuando era niña y la relación con su padre, en seguida volvemos al momento justamente previo de Episodio IV, haciendo que esta película y la clásica, se puedan ver seguidas sin problemas, completando una parte de la historia.

A pesar de ser casi continuación la una de la otra, el ejercicio de poder verlas seguidas debe de ser ante todo curioso, ya que en estilo, tono y sobre todo dirección, son completamente diferentes.

El lado oscuro de la fuerza

 

Star Wars siempre ha sido una película dirigida para el público infantil o familiar. Desde la uno a la seis, todas están cláramente enfocadas a ello y aunque la gente de mi edad ahora las vean con otros ojos, el target del público de Star Wars nunca fué el mismo que los seguidores de Star Trek, más maduro y adulto. En las seis películas anteriores, (no incluyo la siete) nunca se veía un chorro de sangre, ni ninguna situación que creara un drama demasiado áspero para que todos los públicos pudieran disfrutar de las películas. A pesar de vivir situaciones muy comprometidas como la opresión social, batallas donde mueren cientos de soldados, mutilaciones, asesinatos a sangre fría de niños e incluso una guerra a nivel galáctico, nunca se vio nada fuera de un tono familiar. Lucas quería que su espectáculo fuera disfrutable por todos. Rogue One y episodio VII abandonaron esa estela dejada por el creador de la saga para cambiar a un tono más oscuro, realista y adulto. El target había sido cambiado, aunque en esta Rogue One con buen acierto a diferencia de la película de Abrams.

Al comienzo os daréis cuenta de lo oscura que es esta nueva “historia de star wars”. Por ello, al comienzo de la película, cuando todo el mundo espera la fanfarria con su título alejándose, repentinamente ocurre algo inesperado que nos lanza un mensaje claro: “Esto es Star Wars, pero ya no es Star Wars”. Se nos presentan un planeta de tierra volcánica, negra, oscura, que es otro mensaje al espectador: “La antigua Star Wars ha muerto, ahora es esto”. 

La luz y la oscuridad

 

Rogue One es un espectáculo sobresaliente en la dirección. De eso no cabe duda. Un ejercicio de estilo, que sabe llevarlo con gracia y con el tempo adecuado, pero que peca en algunas de sus características de típico.

Primero empezaré por todo lo que me ha parecido peor traído. Ya hemos hablado del cambio de target, que para muchos es más acertado. El toque realista sólo muestra una elección en el tono de la cinta, que a mi personalmente no me molesta. Si a caso, alejarse del concepto original del autor sería lo desacertado, pero cuando uno vende su obra es lo mínimo que puede ocurrir. La taquilla y el público habla en cifras y parece que en este punto el autor es quién estaba equivocado. 

Pero centrándonos en el guión y en los personajes, hay un claro desnivel en toda la primera mitad del largometraje, haciéndose en algunos momentos lenta. Hay personajes con grandes actores que su aparición en la película es una mera curiosidad, ya que si lo eliminamos, la historia cambiaría poco o nada. Por otro lado hay otros demasiado típicos y poco originales. Hablaremos de esto más adelante con spoiler para el que quiera saber más. Básicamente, de la primera parte se podría eliminar fácil 15 minutos de metraje donde peca de explicativa.

Todo el final es sobresaliente, emocionante y muy Star wars.

Pero pasada la peor parte, a mitad de película la cinta cobra vida propia con momentos realmente brillantes cercanos al clímax, para llegar a su escena final que estoy seguro que no dejará a nadie indiferente. Todo el final es sobresaliente, emocionante y muy Star wars. Las diferentes líneas argumentales se funden en paralelo como es típico en las películas de esta saga, consiguiendo una buena credibilidad en su desarrollo, perdiendo la sensación de “muy visto” o repetitivo que si tuve con “el despertar de la fuerza”.

Conclusiones

 

Recomendable para pasar un buen rato si eres seguidor de la saga. Si no lo eres, no te preocupes, te perderás algunas menciones o guiños en algunos momentos puntuales, pero la mayor fuerza de la película no reside en ellos como ocurría con el episodio VII, puedes verla sin saber nada de Star Wars ya que es una pieza con personalidad propia. Estoy seguro que será un clásico y posiblemente una de las mejores de la saga.

Opinión personal (pero con Spoilers)

 

Y ahora y solamente para los más curiosos, pasaré a detallar las razones de lo que comentaba en el punto anterior con pelos y señales. Atentos ya que esa parte está llena de Spoilers. Si aún no la has visto, deja de leer ahora mismo. Si ya lo has hecho o no tienes pensado hacerlo, puedes continuar. Pues avisados quedáis, empecemos:

Existen tres puntos fuertes en las películas de Star Wars que le llevaron al éxito. El primero de ellos sería la historia. Una película familiar, de aventuras, con la acción justa y en la que siempre, salía algo nuevo, ya sea planeta, personajes, especie o nave.

Por otro lado estaría el impacto visual. Las películas siempre han intentado innovar con los efectos especiales, pero Star Wars, siempre se ha caracterizado por sus batallas espaciales rodadas como documentales de la segunda guerra mundial. Vuelos rápidos pasando cerca de pantalla, mucha dinámica dentro de los planos, las naves y sus batallas eran claves en la saga.

Y por último y no menos importante está la música. Siempre ha sido un gran punto a tener en cuenta, sobre todo en los diferentes temas para cada personaje. Melodías muy reconocibles, emotivas, que no sólo ayudan a la película, sino que trasladan al espectador a otros lugares. Inolvidable momento el de Luke contemplando los dos soles, el tema principal de Leia cuando congelan a Han o la marcha imperial al aparecer Dark Vader. Todos ellos imprescindibles y muy recordados.

Pues bien, Rogue One contempla los dos primeros sin duda. La historia sobre como llegaron los planos hasta la rebelión está bien llevada, es creíble y no deja ningún cabo suelto. En este punto, a pesar de ser una parte de la historia menos interesante, está mejor construida que el episodio VII e incluso me atrevo a decir que mejor que la trilogía de Anakin que flojea en bastantes cosas. A pesar de ello era Star Wars puro. Rogue One no es puro, es otra cosa nueva, algo que se mueve por el universo creado de Lucas y que a su manera, aporta nuevos planetas, nuevas naves, nuevas especies y no cae o cede únicamente a la melancolía como Abrams, a pesar de que esta cinta se daba más a ello. Aunque a esto debo añadir que no me gustan nada en absoluto los árabes que se sacan de la nada, robando material militar y poniendo bombas a los cuales, directamente y sin ningún miramiento, un soldado de asalta les llama: terroristas.

El impacto visual de las batallas, sobre todo de la última parte es sobresaliente. Hay algunos planos donde las X-wing parecen llevar cámaras deportivas alojadas en su chasis para capturar la acción. Esos planos son muy bonitos e impactantes y un punto a sumar a la dirección. Lo que menos me gusta es que se recurra tantas veces a ese recurso. Por otro lado, la batalla cercana al clímax final se hace emocionante. Sabe mostrar la agilidad de los cazas y el inmenso tamaño que alcanzan los destructores galácticos. Impactante es sin duda el momento en el que dos destructores chocan uno contra otro, todo un despliegue de los efectos especiales. Otro momento destacable es cuando hace su aparición el destructor espacial de Dark Vader en combate, atropellando literalmente a algunas naves rebeldes que estaban a punto de saltar a la velocidad luz.

Como es Star Wars, en el acto final, siempre tenemos varias batallas simultáneas: aéreas o espaciales, terrestres y los protagonistas. Rogue One repite la fórmula pero no nos da la sensación de repetitivo. La batalla terrestre con los AT-AT es impactante y cruda. Al igual que algún otro momento en el film, donde vemos niños en mitad de la batalla o disparos en la cabeza de algún soldado de asalto para rematarlo. Uno de los personajes que menos me ha gustado es el ciego oriental, interpretado por el genial actor que llevó al cine la historia de Ip-man. A pesar de su buena interpretación, su personaje es demasiado típico, el ciego con una bara que esquiva hasta los blasters de un tropel de soldados de asalto. La muerte de este personaje es casi absurda, pero clave para el desarrollo de la historia. Otra muerte absurda es la del personaje de Whitaker. Su interpretación es brillante, pero el peso de su personaje en la historia es casi anecdótico. Es una pena que durante el largometraje haya dos muertes casi idénticas y en las dos se intente tocar la fibra sensible del espectador sin conseguirlo en ninguna de ellas. 

Donde más peca en los tres puntos importantes, es en la música. Acompaña bien a la historia, ambientando y aportando atmósfera, pero le falta ese espíritu de las originales que tanto nos gustó. Con ello no me refiero a volver a oír los temas de las trilogías pasadas, sino a dar más personalidad a la película con aportación nueva. Tiene su tema principal como eje, pero no es tan sonado y carismático como los clásicos.

Y para acabar, hay que hacer dos menciones obligadas. La primera de ellas se centra en los efectos especiales. Gracias a ellos, nos traen de regreso un personaje que su actor lleva años fallecido, Peter Cushing. O una joven Carrie Fisher como Leia Organa. A pesar de tener un buen efecto en el espectador y quedar bien integrado en la escena, si salta un poco y me parece estar viendo un videojuego de Battlefront.

La otra mención es para el punto con el que más disfruté de la película. Hay un momento dado al final de la cinta, donde Dark Vader entra al asalto en una nave rebelde y masacra, literalmente, a los soldados con los que se va encontrando, mientras que estos, y sin que Vader se de cuenta, se van pasando los planos de la estrella de la muerte de uno a otro hasta conseguir huir en la nave que da comienzo episodio IV. Una escena impresionantemente brutal, que estoy seguro que quedará como una de las mejores de toda la saga. 

Curiosidades (con Spoilers)

 

En este último apartado haré mención de las curiosidades que he podido apreciar en la película y que a algún espectador se le haya podido pasar por alto.

  • Los cristales que necesitan como combustible para le estrella de la muerte son los mismos cristales que utilizan los Jedis y los Siths para construir sus sables láser.
  • La primera ciudadela que destruyen, de la cual han extraído los cristales, era un antiguo templo jedi. Se pueden apreciar estatuas con simbología Jedi enterradas en la arena. Uno de los personajes menciona que era el último resquicio Jedi del universo.
  • El androide K2 se comunica con los personajes a través de un comunicador mientras es asediado por soldados del imperio al igual que haría C3-PO en el episodio IV con Han y Luke.
  • Los planos de la estrella de la muerte se pueden apreciar al final del episodio II. Dooku se hace con ellos y se los lleva de Geonosis. Por esa razón, Galen Erso no es el creador del arma, pero si el ingeniero principal.
  • Jin y el capitán Cassian no tienen problemas en hacer parkour.
  • Mom Mothma comenta al senador Organa que hable con su “viejo amigo”, haciendo clara referencia a Obi Wan. Su repuesta es: “enviaré a alguien a buscarle”. Cuando Dark Vader, invade la nave rebelde y se ven obligados a huir en un blockade, (la nave con la que comienza episodio IV) van hacia Tatooine ya que Leia tenía orden de ir en busca de Obi Wan. Por esa razón los androides aterrizan allí.
  • El sirviente que entra para avisar a Dark Vader de la llegada de Orson Krennic es muy posiblemente Snoke. Viste con sus mismas ropas, su rostro es muy parecido y la voz es casi idéntica. No está tan debilitado como el Snoke que vemos en El despertar de la fuerza ya que esta película transcurre 30 años antes de episodio VII.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s